fbpx

Lorem ipsum dolor amet, modus intellegebat duo dolorum graecis

Follow Us
  /  Education   /  Familias   /  RESPETAR EL ESPACIO PERSONAL

RESPETAR EL ESPACIO PERSONAL

En esta época en la que todos hablamos de mantener las distancias de seguridad, respetar el espacio personal se convierte, aún más si cabe, en nuestro día a día.

Tuve la gran suerte de hacer mis prácticas de Asistente Montessori con niños de 3 a 6 años. Me resultó fascinante observar cómo los niños y niñas se relacionaban tanto entre ellos como individualmente.

La educación en los niños de 3 a 6 años es de vital importancia pues es en dicho período en el que el niño forma su carácter individual y social.

Y es del aspecto social del que me gustaría hablar, de cómo se relacionan los niños/as entre sí y de cómo los adultos deberíamos relacionarnos con ellos.

Un niño de 5 años puede, en determinadas situaciones, ayudar y comprender a uno de 3 incluso mejor que el propio adulto. Los niños mayores practican los conocimientos adquiridos pasando a ser una especie de héroes para sus pequeños admiradores.

Los niños mayores a su vez perfeccionan su sabiduría para compartirla con los demás. Esto genera amor y una verdadera fraternidad.

La metodología Montessori potencia el respeto al “Espacio personal”. Es maravilloso observar cómo los niños aprenden a respetar el momento emocional del otro o cómo se sientan a cierta distancia para no tocarse en asambleas o actividades. “RESPETA MI ESPACIO PERSONAL” se dicen los unos a los otros.

Otra reflexión al respecto del espacio personal de los niños es nuestra propia forma de actuar como adultos frente a esto. En numerosas ocasiones les besamos, abrazamos o acariciamos sin pedirles permiso invadiendo de esa manera su espacio. Conseguimos nuestro objetivo cuando quizás están leyendo un libro o jugando a algo y rompemos su concentración por nuestro “ataque de amor”. Y si les preguntásemos antes: ¿Puedo darte un beso? O ¿Puedo darte un abrazo?, permitiendo de esa manera su posibilidad de elección.

Los niños necesitan su espacio de igual manera que los adultos el nuestro.   

A veces nos tomamos libertades con niños/as a los que incluso ni conocemos como, por ejemplo, con los hijos de un conocido. No sabemos si ese niño es tímido, si le gusta que lo toquen o si es introvertido, pero aun así nos tomamos la libertad de acariciarles en un gesto inofensivo y con la intención de ser cariñosos. No se nos ocurre ponernos en el lugar del niño y pedirle permiso para saber si quiere o no recibir el gesto de cariño.

Los adultos a veces también necesitamos tener un momento para nosotros, desconectar, que no nos toquen. Las reacciones de los demás nos abruman y sentimos que invaden nuestro espacio. Lo mismo pasa con los niños, también necesitan SU ESPACIO PERSONAL.

Independientemente de toda metodología respetar el espacio personal es un gesto de RESPETO y AMOR.

Post a Comment